Anaís Verenguer

Unión Europea

Desestabilizando creencias limitantes

Desestabilizando creencias limitantes

Las creencias limitantes son pensamientos profundamente arraigados que te impiden alcanzar tu máximo potencial. Esta creencias afectan a todos los ámbitos de tu vida.

A continuación, te planteo algunos ejemplos comunes de estas creencias que pueden afectar a diferentes aspectos de tu vida. Estos son ejemplos, quizá no sean las palabras exactas para ti, pero es probable que te resuenen.

1. Creencias Sobre el Éxito/Trabajo
  • No soy lo suficientemente bueno para …….
  • Tengo mala suerte en los negocios
  • Los autónomos están explotados
  • No soy lo suficientemente inteligente para ese trabajo.
  • Nunca tendré un trabajo mejor.
  • El éxito solo se logra con suerte.
  • Si fracaso una vez, nunca podré tener éxito.
  • Para tener éxito hay que sacrificarse.
2. Creencias Sobre el Dinero y la riqueza
  • El dinero es la raíz de todos los males.
  • El dinero es sucio.
  • Nunca tendré suficiene dinero.
  • Para ganar dinero, hay que trabajar duro y sufrir.
  • Solo los ricos pueden generar más riqueza.
  • No merezco ser rico.
  • Lo ricos son unos ladrones.
  • El que nace pobre muere pobre.
3. Creencias Sobre las Relaciones
  • No me merezco que me amen.
  • Soy mala persona.
  • Todas las relaciones terminan mal.
  • El amor es peligroso.
  • Si me muestro vulnerable, me lastimarán.
  • Las buenas relaciones son solo un mito.
  • Solo soy feliz cuando estoy en una relación.
  • Todos los hombres/mujeres son iguales
4. Creencias Sobre la Salud
  • Siempre estoy enfermo.
  • Es inevitable enfermar al hacerse mayor.
  • Son los achaques de la edad.
  • La salud se deteriora inevitablemente con la edad.
  • Las enfermedades son una cuestión de mala suerte.
5. Creencias Sobre Uno Mismo
  • No puedo cambiar, ya lo he intentado.
  • Es demasiado tarde para cambiar.
  • Siempre fracaso en todo lo que hago.
  • El trabajo es solo para ganar dinero, no para disfrutar.
  • Solo los trabajos seguros valen la pena.
  • No puedo competir con personas más jóvenes.
  • Soy demasiado viejo para …….
  • Siempre seré una persona tímida.
  • No merezco ser feliz.
Desestabilizando creencias limitantes
Cómo empezar a desestabilizar las Creencias Limitantes
  1. Identificación: Reconocer las creencias limitantes es el primer paso. Muchas veces están tan arraigadas que ni siquiera somos conscientes de ellas.
    Ante un pensamiento similar a los ejemplos anteriores pregúntate: ¿este pensamiento me es útil o me limita?
  2. Cuestionamiento: Analiza la veracidad de estas creencias. Pregúntate si para todo el mundo esto es cierto. Por ejemplo, “El agua moja” es una certeza universal, y no la cuestionamos porque en todas las partes del mundo el agua moja. Pero la creencia “los ricos son unos ladrones”, ¿es relamente cierta? ¿Todos, absolutamento todas las personas ricas son ladrones? Yo diría que no, por lo tanto como no se cumple siempre, puede que no sea cierto.
  3. Reformulación: Cambia en tu pensamiento las creencias limitantes por afirmaciones útiles. Por ejemplo, cambiar “No soy lo suficientemente bueno” por “Estoy mejorando cada día”. Aunque no te lo creas, hazlo. La creencia no va a cambiar sólo por hacer la afirmación, pero va a empezar a debilitarse y a perder poder dentro de ti.
  4. Acción: Tomar pequeñas acciones que desafíen estas creencias. A medida que se logra el éxito en estas acciones, la creencia limitante se debilita.
  5. Apoyo Profesional: Consultar con un terapeuta experto en este ámbito puede ser extremadamente útil para superar estas creencias y desbloquear el potencial personal.

Reconocer y trabajar sobre estas creencias limitantes es crucial para alcanzar una vida plena y satisfactoria. Al cuestionar estos pensamientos, se abre la puerta a nuevas oportunidades y un bienestar emocional más profundo.

Imagen de Bob McEvoy 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir al contenido