Anaís Verenguer

Unión Europea

Embarazo y depresión postparto

Embarazo y depresión postparto

El embarazo es un período en la vida de la mujer que está lleno de cambios emocionales, físicos y espirituales. Y si bien, hay una gran cantidad de aspectos hermosos y maravillosos en este viaje único y especial, también puede haber desafíos y molestias asociadas.

De entre lo hermoso que podemos encontrar está el hecho de que una nueva vida está siendo creada dentro de nuestro cuerpo. Nosotras somos portadoras y creadoras de vida. Este estado cambia la forma en la que vemos el mundo: nuevos valores, prioridades y un sentido más profundo de conexión con la vida y la maternidad son la consecuencia de llevar una vida en nuestro interior.

Muchas mujeres encuentran una nueva sensación de confianza y empoderamiento durante el embarazo.

La belleza del embarazo trasciende lo puramente físico y se manifiesta. Muchas veces es lo que más se destaca de este momento vital. Muchas mujeres experimentan una mejora en la apariencia de su piel durante el embarazo que, tradicionalmente, se asocia a un aumento en la circulación sanguínea y cambios hormonales. Resultando una piel más radiante y un aspecto generalmente saludable.

Sin embargo, más allá de estas asociaciones lo que pasa en nuestros cuerpos emocional y energético es muy diferente y mucho más trascendental.

Depresión postparto - Anaís Verenguer

El inconsciente de la madre

Cuando nos quedamos embarazadas todos nuestros conflictos emocionales anteriores al embarazo se ponen en pausa. Y al mismo tiempo se activan todos los conflictos inconscientes no resueltos relacionados con el periodo de gestación y la maternidad. Este es el motivo por el que, durante esta etapa, podemos tener ciertas enfermedades que antes no teníamos y que están vinculadas al embarazo, como la diabetes gestacional.

Toda esta programación se paraliza a nivel inconsciente por el hecho de estar en cinta. Y es que todo esto no es prioritario para nuestra biología con lo que se activa el botón de pausa para proteger a la criatura que llevamos en nuestro interior.

Conflictos emocionales, traumas no resueltos y bloqueos energéticos nos afectan negativamente alterando nuestro estado emocional y por lo tanto, repercute en el bebé. Por eso, para evitar que toda esta carga emocional pueda afectar a esta nueva vida, nuestra biología, en su gran sabiduría, detiene esos bloqueo y traumas en la futura mamá, ya que lo primordial es proteger a la descendencia, prima la supervivencia de la especie.

Así es como se experimenta una sensación de mayor armonía y bienestar durante el embarazo.

Depresión postparto

Pero… ¿se vuelven a reactivar los conflictos en algún momento o ya nos quedamos en paz y armonía?

Hay mujeres que efectivamente lograrán resolver algunos de los conflictos con los que llevan cargando toda su vida, sin embargo, no será la suerte que corramos todas.

La salud mental posparto es un aspecto crítico de tener un hijo. La depresión y la ansiedad son condiciones que afectan a muchísimas madres. Buscar ayuda si se experimentan síntomas persistentes es esencial para el bienestar de la madre y del bebé.

Además del reto de cuidar de esta nueva vida, también es común que las mujeres nos sintamos presionadas para recuperar la forma física y estilo de vida anteriores al embarazo rápidamente. Pero es importante permitirse tiempo para adaptarse a los cambios y centrarnos en la recuperación mental y emocional, así como en el bienestar del bebé.

Ya no sólo somos responsables de nosotras mismas, sino que somos responsables de otra criatura que depende de nosotras.

El postparto supone una reactivación de todos esos conflictos con los que hemos cargado a lo largo de nuestra vida y que se pusieron en pausa el quedarnos embarazadas. Y si a esto le añadimos todo lo que supone tener un bebé y ocuparse de él, tenemos la depresión postparto servida.

Esta etapa implica aprender a cuidar del bebé, lo que puede ser desafiante para muchas madres, especialmente las primerizas. La lactancia materna, el cambio de pañales, la falta de sueño y el establecimiento de una rutina son aspectos importantes a tener en cuenta para no caer en grandes cambios emocionales.

La ayuda en esta etapa

La ayuda es crucial. Además de sentir que podemos contar con la pareja, también los familiares y amigos juegan un papel muy importante en nuestra nueva etapa como mamás, aunque muchas veces no nos dejamos ayudar porque “necesitamos” demostrar que podemos solas.

Y por supuesto, es importante contar con la ayuda de una matrona holística que sea consciente de todo esto y con la de un/a terapeuta profesional que pueda ayudar a la mamá a salir de este estado emocional tan limitante.

Y es que cuando hemos estado 9 meses dejando de lado todos nuestros conflictos inconscientes, es lógico y normal que cuando se vuelven a activar nos sintamos sobrepasadas porque volvemos a recuperar nuestra carga emocional no liberada.

En resumen, el período posparto es una fase de adaptación y cambios significativos para las mujeres que acaban de dar a luz. Requiere cuidados, apoyo y comprensión tanto para la madre como para el bebé. Buscar recursos y apoyo adecuados para atravesar esta etapa es básico.

Deseo de corazón que esta información sobre la depresión postparto te ayude en esta nueva etapa en tu vida, y si necesitas mi ayuda o la de una matrona holística, contáctame y te informo.

Te deseo una feliz maternidad.



    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Scroll al inicio
    Ir al contenido